Entró Rusia y España quedó fuera del Mundial... de rugby

 

España y Rusia se enfrentaron en Krasnodar en febrero.

 

El tiro le salió por la culata. Si a España le quedaba una mínima pero cierta posibilidad de llegar al Mundial de rugby Japón 2019, ésta quedó reducida a una puja legal de improbable resolución favorable luego de que un comité independiente convocado por World Rugby no solamente dictaminara en contra de su reclamo por lo sucedido en el último partido de la eliminatoria, frente a Bélgica, sino que además la sancionó y le impidió jugar la última carta que le quedaba.

La resolución del comité dispuso quitas de 40 puntos a España, 30 a Rumania y 30 a Bélgica por indebidas inclusiones de jugadores nacionalizados durante el Campeonato Europeo, que otorgaba una plaza directa para Japón 2019 y una para el repechaje. Esto derivó en la clasificación directa de Rusia, cuarta, mientras que Alemania, quinta y última, ocupará el lugar de los españoles en el playoff.

España había llegado a la última fecha del proceso eliminatorio con la necesidad de derrotar a Bélgica para clasificarse directamente para el Mundial, luego de derrotar a Rumania, el favorito. Sin embargo, el 18 de marzo cayó por 18-10 contra los belgas en Bruselas en un partido que terminó en un escándalo cuando varios de los ibéricos se abalanzaron sobre el árbitro, el rumano Vlad Iordachescu. Rumania obtenía así la clasificación directa y España seguía en carrera mediante el largo proceso del repechaje.

La Federación Española de Rugby (FER) presentó una protesta ante World Rugby por entender que la actuación del árbitro había sido parcial y por una inadecuada inclusión por parte de Rumania del jugador nacido en Tonga Sione Faka'osilea, y la entidad rectora convocó a un tribunal independiente, que se explayó este martes.

Según su vicepresidente Agustín Pichot, World Rugby había solicitado al comité que se jugara de nuevo el partido, pero durante el proceso de investigación aparecieron violaciones a la política de elegibilidad de los seleccionados. El comité dictaminó que España había utilizado en ocho encuentros a los franceses Mathieu Bélie y Bastien Fuster, que si bien cumplían con el requisito de tener antepasados españoles habían actuado en el M20 de Francia cuando era su segundo representativo nacional. En consecuencia, la sancionó con 5 puntos por cada partido en el que cometió inclusiones indebidas.

Rumania recibió un descuento de 30 puntos por haber incluido en seis compromisos a Faka'osilea, impedido por haber jugado en el seleccionado de seven de Tonga en 2013. Bélgica alineó en seis ocasiones a cinco extranjeros que no tenían padres ni abuelos nacidos el país (sí bisabuelos) y sufrió una sanción similar. Los tres fueron multados, también.

En cambio, no se pudo probar la invalidez de un jugador al que se creía kazako en el seleccionado de Rusia, y esta se quedó con la plaza mundialista; ocupará el lugar de Rumania en el grupo A de Japón 2019, junto a Irlanda, Escocia, el local y el ganador del playoff. Rusia accede así a su segunda disputa de la Copa del Mundo, luego de participar en Nueva Zelanda 2011, cuando finalizó 18ª entre 20 equipos, con cuatro derrotas.

Los Pumas integrarán en Grupo C: sus rivales serán Francia, Tonga, Inglaterra y Estados Unidos.

En el fondo del conflicto subyace la laxa política de elegibilidad de World Rugby. Esta permite a los seleccionados alinear a jugadores extranjeros siempre que tengan antepasados de ese país de hasta dos generaciones de distancia o bien tres años de residencia (serán cinco desde 2020) en la medida en que no actúen en el seleccionado mayor o el siguiente representativo nacional de otro país. Cada unión tiene la obligación de nominar a un segundo representativo nacional, que no se puede cambiar antes de cumplirse cuatro años.

En el caso de Francia, el segundo representativo nacional era el M20 al momento en que jugaron Bélie (2008) y Fuster (2012). Pero, por ejemplo, el segundo de Nueva Zelanda es Junior All Blacks (o Nueva Zelanda A), que no juega un partido desde 2009, y no el M20. Así, Brad Shields, que actuó toda su carrera en Nueva Zelanda y representó a su país en el Mundial Juvenil de 2011, jugará por Inglaterra la ventana internacional de junio por el solo hecho de que sus padres son ingleses.

España aduce que Francia había nominado al M20 como su segundo representativo nacional antes de que se cumpliera el período de cuatro años que establece la ley, pero el comité tomó como válidas esas nominaciones. Ahora los ibéricos tienen 14 días para apelar la resolución.

Por el momento, Alemania, que sí consiguió validar la inclusión de jugadores sudafricanos, ocupa su lugar en el repechaje, aunque tiene un camino sinuoso para llegar a Japón: un playoff con Portugal, de cuyo ganador saldrá el rival de Samoa, el favorito para quedarse con la plaza.

Author

agustin

Deja un comentario

Sobre nosotros

Periódico Presencia nace en el año 2008 con el objetivo de llegar a toda la ciudad, informando de cada sucedo aquí ocurrido. En el año 2011 decidimos digitalizarnos para que puedas estar en línea informado.

Periódico Presencia nace en el año 2008 con el objetivo de llegar a toda la ciudad, informando de cada sucedo aquí ocurrido. En el año 2011 decidimos digitalizarnos para que puedas estar en línea informado. Periódico Presencia nace en el año 2008 con el objetivo de llegar a toda la ciudad

Ver Historia

Seguinos en Facebook

All for Joomla All for Webmasters